Así como los primeros navegantes de océanos y mares, en atrevimiento constante y ganas de nuevos rumbos me encuentro. Mirando aquel horizonte puedo percibir que las tierras esperan por mi.Así como los primeros navegantes de océanos y mares, en atrevimiento constante y ganas de nuevos rumbos me encuentro. Mirando aquel horizonte puedo percibir que las tierras esperan por mi.

Aventuras y nuevos cielos me llaman. Luchar contra monstruos míticos venciéndolos con un simple parpadear. Las fantasías que trae el mar solo en él se quedan y cual corsario o capitán, puedo oírme decir: “Mis bravos, vamos a embarcarnos en un crucero de pesca de tres meses y por tal espacio de tiempo tendremos que aguantarnos unos a otros nos guste o no. Bien puede ser que a este no lo caiga bien aquél, o a aquél el de más allá, pero os digo que no debe haber ninguna pelea a bordo de esta goleta. Así que lo que os aconsejo es lo siguiente: que todos dejemos nuestras animosidades en tierra y tirando, tirando, y remando, remando….vivamos de buen acuerdo.”…sí, este es mi barco…mi forma de vida, después de todo, para ser un marinero no te hace falta un barco, solo es cuestión de actitud.

Capitanes y capitanas, coger vuestros timones, tus WAU están listas para zarpar!